Il Grande Sud - Il Grande Sud

Il Grande Sud di Angelo M. D'Addesio. Attualità, cybercultura, politica e diritti nell'America Latina 2.0

RSS Feed

“Verano Cubano”: Regina Coyula

Regina D. Usted ha trabajado por veinte años en el Ministerio del interior cubano. ¿Cosa la ha convencida que la verdadera revolución cubana ya no le perteneció a Castro y que el modelo político y económico no fue aquel exacto?

R.C. Mi punto de ruptura, de inflexión o como quiera llamarse se produjo en 1989. Venía siguiendo con mucho interés los cambios producidos en la Unión Soviética, todos los problemas que habían salido a la luz, y veía muchas similitudes con el proceso cubano, por lo que me convertí en una simpatizante de la perestroika y la glásnost, creía necesario un cambio de rumbo. Se hizo un remedo criollo con un nombre muy rimbombante: “rectificación de errores y tendencias negativas”, hubo una convocatoria a que los militantes del Partido (el único que existe legalmente, el comunista) se expresaran con libertad y muchísimos militantes honestos expusieron temores, críticas, preocupaciones y hasta soluciones. De aquello a mí, que era militante, me quedó una sensación de tomadura de pelo, esa idea que usted debe conocer, de cambiarlo todo para que nada cambie, tuvo un buen momento entonces, no pasó nada, o casi nada. Y hubo algo más. Un hecho que conmovió al país y a mí me tuvo llorando todos los días en que transmitieron aquello por la televisión. El juicio a un General, Héroe de la República de Cuba, un militar con una impresionante hoja de servicios que junto a otros militares de las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior, fueron acusados de traición a la patria por vínculos con el narcotráfico y seis de ellos fueron fusilados luego de un proceso chapucero con la sentencia dictada de antemano. Aquella no era ya mi revolución. No fue fácil. Me trastornaba la idea de estar traicionando todo lo que hasta allí había defendido, fueron unos meses dolorosos, muy intensos, es así como en noviembre de 1989 solicité mi licenciamiento y me fui para mi casa después de dieciocho años de vida militar. Todavía me mantuve en el Partido hasta 1993. El nacimiento de mi hijo en medio de la crisis económica que sobrevino a la caída del socialismo europeo, me dio el impulso que me faltaba.

D. A noviembre ha iniciado a escribir un blog suyo personal porque se ha percatado que su opinión pudiera ser no sólo muy influyente por sus amigos y parientes pero para mucha gente. ¿Es realmente así a pesar de muchos blog sólo pueden ser camas al exterior?

R.C. Es una ironía escribir sobre el país en que vivo y que la inmensa mayoría de los que me lee, viva fuera de Cuba. Me gustaría que hacia adentro se supiera cada vez más que existe un grupo de cubanos que vive en Cuba y que lleva una bitácora, cada cual a su estilo, sobre su cotidianeidad, porque hay muchas personas que tienen cosas que decir pero se sienten sin voz, Desde el comienzo hice una declaración de intenciones de que hablaría sobre la falta de información. Nuestros medios informativos están diseñados para dar las noticias que convienen con el enfoque que al gobierno le interesa que tengan. Cuando se critica a los grandes medios informativos mundiales, dolosamente se omite que en un mundo moderno, si no me gusta cómo Fox News o CNN enfocan una noticia, puedo buscar en BBC, puedo buscar en Deustche Welle, puedo buscar ANSA, o puedo buscar Prensa Latina y el mismísimo Granma y hacerme mis propias opiniones. Pero volviendo a su pregunta, las modernas tecnologías hacen posible la difusión de estas informaciones alternativas. El modo más poderoso de difundir una noticia underground, es si la noticia se emite en los canales hispanos de Miami. Es impresionante cómo la gente se entera y se pasa la información a pesar de que en Cuba es ilegal tener un paquete de televisión satelital, aún cuando algún familiar o amigo te pague el servicio desde el extranjero. Y sí, me gustaría influir, sobre todo en la ética que debe acompañar cualquier discusión sobre el futuro de Cuba, porque ahora mismo estamos en el pasado.

D. ¿Cuánto es pesado sustentar un blog sea económica, sea en vivir cotidiano de todos los días, entre sospechas, controles, amenazas, bloques?

R.C. Llevo el blog por tozudez, pero sobre todo por pura necesidad, no tengo condiciones para hacerlo, no tengo teléfono, no tengo un buzón de correo electrónico en un servidor nacional. Las veces que me he conectado desde hoteles, ha sido porque me han regalado tarjetas de conexión, las tarjetas son muy caras y están fuera de mis posibilidades. Le doy los posteos a una persona que los manda a una dirección de correo y automáticamente se publican, una función de WordPress muy útil para mí. Y cada quince, veinte o veintipico de días, puedo tener una conexión satelital por dos horas, que se porta bien si el tiempo es soleado, y que agradezco con todo mi corazón. Hay una barrera que no estoy todavía en condiciones de saltar, que es la de pedir ayuda. Me ofrecieron poner propaganda comercial y recibir algún dinero por ello, y decliné, aunque no critico a quien lo haga. No quise contaminar el blog que es tan cubano con temas ajenos, de hecho me he encontrado con unos anuncios comerciales en los comentarios y he borrado algunos, no todos por lo precioso que me es el tiempo de internet. La otra parte de la pregunta. No me interesa si me vigilan. No soy una figura visible, mi blog es joven y no soy una activista política. No obstante, donde vivo me tienen catalogada como disidente vinculada con las Damas de Blanco, es loco, pero es así, o puede ser una fórmula de la policía política, de meter en un mismo saco a personas críticas con el gobierno para la ¿comprensión? de los vecinos que tienen que ver con las actividades de los Comités de Defensa (CDR), No soy paranoica, al final lo que pienso lo escribo y tengo mi nombre, mi foto y mi dirección en el blog. Soy respetuosa, aunque he dejado claro que el proyecto del gobierno está fracasado y no me interesa. Creo en un diálogo de reconciliación nacional o como quiera llamarse y la Cuba que venga tendrá que ser esa república martiana con todos y para el bien de todos que se ha retrasado por más de un siglo.

D. Existe una sospecha difusa vierto los EE.UU., a pesar de la llegada de Obama a la presidencia. ¿Piensa que después del socialismo Cuba esté lista por el liberismo iluminado y por contactos e influencias muchas fuertes de los EE.UU.?

R.C. No estoy clara de cuál es la pregunta. No sé qué es liberismo iluminado. Pero creo que tiene que ver con las relaciones de Cuba con EE.UU. Obama goza de una simpatía enorme dentro de Cuba, y en lo personal me parece que ambiciona ser un gran presidente. No creo que termine con el Embargo de un plumazo, sino quitando un ladrillo hoy, otro mañana. La anexión es un tema muy manoseado por la propaganda del gobierno, pero a la mayoría de los cubanos no les interesa, y al gobierno norteamericano no le interesa en absoluto. La Cuba post fidelista deberá implementar un cuerpo de leyes que favorezca la inversión y preserve la soberanía, que incentive el trabajo y la creatividad. A pesar de los problemas sociales y de la sangría de profesionales que se ha ido del país, contamos con una fuerza laboral calificada a la que será menos difícil adecuarse a las nuevas condiciones, a las nuevas tecnologías, y rápidamente se insertará en los modelos productivos, sobre todo los más jóvenes. El futuro es una carta en blanco. Y los primeros que vendrán serán los cubanos de la diáspora que han sido exitosos y desearán ayudar en la reconstrucción del país, ¿parezco utópica?

D. Se siente muchas veces hablar de muchos jefes de estado, del “Modelo cubano” excelente en la salud, en la escuela y de la pobreza causada por el embargo, de los cierres comerciales e industriales. ¿Qué piensa vista su experiencia?

R.C. La Ley de Embargo ha hecho las cosas más difíciles para Cuba, pero echarle la culpa de las dificultades de nuestra economía es una manipulación. Debe ser derogada y así los cubanos veríamos en qué medida el embargo era responsable de nuestras dificultades. El manejo de la economía ha sido lamentable, no se notó demasiado mientras existía el campo socialista por las subvenciones millonarias que nos favorecían. Pero con su desaparición se puso en evidencia el desastre. El “Modelo Cubano” lo fue mientras Cuba fue mantenida, hoy, y a pesar de que se hacen esfuerzos por preservar la educación y la salud, saltan las deficiencias acumuladas y ambos sectores hacen agua a velocidad creciente. Además, para aligerar y darte otra arista del asunto cubano, “uno ni se pasa la vida estudiando ni se pasa la vida enfermo”.

D. ¿Qué ve en el futuro de Cuba en el breve término y después de Castro y en su futuro personal?

R.C. El inmovilismo comienza a dar señales. Imperceptibles, tímidas, pero, movimiento destinado al cambio. No vislumbro cómo sin la presencia de los dirigentes históricos, mejor dicho, de Fidel, se pueda mantener el actual estado de cosas. Cualquiera que sea quien gobierne se verá en la necesidad de romper el esquema en que nos hemos mantenido y abrirse. El socialismo tal como lo conocemos resultó un fiasco, mejor me parece la social democracia porque qué puede ser mejor que socialismo con democracia; y no es perfecta, pero es perfectible. Eso de socialismo para siempre, una votación masiva al estilo totalitario que se hizo hace como 8 años para incluirlo en la Carta Magna, ya veremos, cómo los cubanos, puestos a opinar sin temor, será de las primeras cosas que se quitarán de encima. Me visualizo para ese momento, criticando al gobierno, con esa plenitud ciudadana de tener un blog veterano con peso en la opinión pública, al que pueda acceder desde mi casa con una conexión ADSL. Soñar no cuesta nada.

Regina Coyula, nata en el 1956 a La Habana, licenciada en Historia. Entre el 1972 y el 1989 ha trabajado en la Dirección de Contra-inteligencia del Ministerio del interior, en fin sucesivamente y clandestinamente, como chófer, masajista, enseñante, artesana y vendedora. Se define en su blog a una pésima ama de casa, a pesar de que me sea casada por veinte años con un hijo.